Piqué es listo e intuitivo

La derrota del Barça contra el Real Madrid alimentó la generación de culés más pesimistas, aquellos temerosos de que el resultado pudiera significar un punto de inflexión negativo de cara a lo que queda de temporada y, sobre todo, en el partido de esta noche Barcelona contra Atlético de Madrid (20.45 h, TV3, Antena 3 y vainas Sports). Para desvanecer dudas y ahuyentar fantasmas, Gerard Piqué salió a la palestra para contrarrestarlo. "Estoy convencidísimo de que ganaremos la Liga y que llegaremos muy lejos en la Champions. Más confianza en nosotros mismos no tiene nadie. Sales al campo, miras de quien estás rodeado y piensas que nadie te puede ganar", espetaba de entrada.

Piqué es listo e intuitivo. No lleva el brazalete de capitán pero le gusta ejercer de portavoz del vestuario, sobre todo cuando percibe pesimismo en el ambiente. Barcelona contra Atlético de Madrid Abandera la generación del Barça desacomplejado, la que no tiene miedo de la derrota y que acepta los retos con valentía. Al igual que en el terreno de juego, intuye cuando debe dejar la defensa y subir a rematar. "Una derrota no cambia nada. Debemos estar convencidos de nosotros mismos y de que podemos hacer. Con Cruyff ha cambiado la mentalidad. Antes, ganando el Madrid ya salvabas la temporada. Ahora la situación se ha invertido".

Optimismo no significa euforia

Las palabras de Piqué, valientes y decididas, contrastaban con el tono del entrenador azulgrana, ya que Luis Enrique se mostró más sobrio y contenido en las respuestas. Aunque el central, hábil ante los micrófonos, supo trazar bien la línea y dejar claro que optimismo no significa euforia. De la misma manera que prudencia no significa derrotismo. Piqué respeta el rival de esta noche -a quien, en segundas, definió como " el segundo mejor de la Liga ", alegando que es el segundo clasificado por delante del Real Madrid-. Sabe que será un partido "complicado" y reclama atención para conseguir un buen marcador en la ida. "Durante estos años hemos demostrado lo importantes los primeros partidos de una eliminatoria".